Jesse Davis, uno de los saxofonistas altos más reconocidos del jazz mundial, llega este jueves a Bogui Jazz

Jesse Davis. Foto: Esther Cidoncha
Jesse Davis. Foto: Esther Cidoncha

Uno de los saxofonistas altos más reconocidos del jazz mundial llega este jueves a Bogui Jazz, el club de jazz de la calle Barquillo de Madrid, acompañado de tres de los músicos más destacados de la escena nacional de jazz: Joan Monné al piano, Ignasi González al contrabajo y Esteve Pi a la batería. Pases: 22.30 y 23:30h.

El saxofonista Jesse Davis es uno de los “jóvenes leones” del Jazz de Nueva Orleans, donde nació en 1965. Continuador de la tradición iniciada por la familia Marsalis y otros músicos de la gran ciudad sureña, no deberá sorprender a nadie el hecho de que Jesse estudiase con Ellis Marsalis en el “New Orleans Center for Creative Arts.”

Jesse mostró signos de gran talento musical desde su mas temprana edad, cuando su hermano Roger (celebrado interprete de tuba) le regaló un saxofón y le enseñó los rudimentos del instrumento. Estudió a continuación con Ellis Marsalis, y más tarde obtuvo una beca para matricularse en la Northeastern Illinois University. Posteriormente fue transferido al Willliam Patterson College en New Jersey para terminar en la New School de New York, donde estudió con el crítico Ira Gitler. Este afirmó mas tarde: “Jesse destacó entre todos los demás alumnos”. Durante sus años de estudiante, Jesse ganó varios premios y distinciones en diferentes Festivales, como el de Notre Dame, Wichita State, New York University, Southern University y Loyola. En 1989 obtuvo el premio “al Músico mas distinguido” en el Festival de Música Down Beat de Philadelphia.

Como músico freelance, Jesse ha trabajado con Jack McDuff, Major Holley, Cecil Payne, Illinois Jacquet, Jay McShann, Chico Hamilton, Junior Mance, Kenny Barron, Tete Montoliu, Cedar Walton, Benny Golson, TanaReid, The Newport All Stars, Roy Hargrove, Hank Jones y una larga lista de otros grandes nombres de la escena jazzística.

En 1993, 1994 y 1995 realizó varias giras por Europa al frente de su cuarteto. En sus más de 60 apariciones en España, Francia, Italia, Suiza y el Reino Unido obtuvo las más brillantes críticas y una excelente recepción por parte del público. En julio de 1996 efectúa una gira Europea formando parte de la Sax Machine de Phil Woods, con Charles McPherson y Gary Bartz.

Bajo contrato exclusivo con la discográfica Concord, sus álbums “Horn of passion” (1991), “As we speak” (1992), “Young at Art” (1993), “High standards” (1994) y “From within” (1996), están disponibles en el mercado internacional. También ha grabado junto a Ray Brown “Some of my best friends are saxophone players” para Teelark y “Burning at the Wooddhouse” junto a Milt Jackson para Qwest.

En 1996 Jesse participa de forma destacada en el film de Robert Altman “Kansas City”, donde interpreta el papel de Earl Warren.

Entre 1994 y 1997, Jesse Davis colabora de forma regular con su paisano Nicholas Payton, con quien le une una estrecha relación musical. Fruto de esta relación ve la luz en 1996 bajo el sello Verve, el album “Gumbo Noveau”, una recopilación de temas clásicos del repertorio de Nueva Orleáns vistos bajo la óptica de un jazzman moderno. En 1997, Jesse vuelve a su ciudad natal, y forma un nuevo grupo compuesto exclusivamente por músicos residentes en New Orleans, al que bautiza con el nombre de “Louisiana Bebop”. Al frente de este grupo realiza una gira de cinco semanas por Europa en la primavera de 1998. En 1999 participó en la primera gira europea de JAM SESSION ’99, un homenaje a Norman Granz y al equipo de Jazz at the Philharmonic, a la que siguieron otras en 2001 y 2003. Desde la primavera de 2004, Jesse reside en Italia. Su último proyecto “The Charlie Parker Legacy Band” se ha presentado con gran éxito en varios festivales europeos durante 2005.

Influenciado a partes iguales por Charlie Parker, Sonny Stitt y Cannonball Adderley, Jesse exhibe una técnica impecable, un sonido amplísimo y una natural afinidad por el blues en todas sus interpretaciones. Su música ha sido descrita como “neo-bop”, pero, como él mismo dice, “lo único que me interesa es tocar música bonita… nadie quiere escuchar música fea!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *